Vehículos

Hace poco tiempo tres ladrones armados se llevaron una de nuestras camionetas más útiles. Quedamos tristes, pero el Señor actuó a tiempo con su bendición de Padre y nos permitió comprar, no solo una parecida, en mejor estado que la anterior, sino que también nos proveyó para otra. ¡Nos quitaron una, Dios nos dio dos! ¡A él sea la gloria! Porque ahora ya han llegado de sus manos otros nuevos vehículos.